jueves, 14 de enero de 2010

Bolas chinas, todo lo que hay que saberPlaceres
En flickr -> sunchild

Uno de los productos estrella en los sexshops son las bolas chinas.

Los avances tecnológicos también se ven reflejados en la industria de los juguetes eróticos., y en la actualidad se pueden encontrar un sinfín de modelos tanto para la estimulación vaginal como para la anal, con una bola estimuladora, dos, tres o más, con vibración o sin vibración y de diversos materiales.

Hoy te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre estos artículos eróticos y además te presentaremos la última novedad en bolas chinas de la mano de una de las marcas más conocidas: Fun Factory.


Un poco de historia.


La utilización de las bolas chinas se remonta al antiguo Japón feudal.

Se cuenta que se diseñaron debido a que hubo un importante emperador que tenía un deseo sexual irrefrenable, ante lo cual los consejeros del emperador diseñaron unas bolas de marfil que introducidas en la vagina preparaban a las concubinas para tener relaciones con el emperador sin hacer esperar a éste.

También en la Antigua China, las mujeres se preparaban con las bolas chinas para ejercitar sus músculos vaginales (también conocidas como Bolas Ben Wa o bolas de Geisha), para cuando los hombres llegaran a su encuentro, se las introducían en la vagina , con el propósito de complacer a los guerreros que al volver de las cruzadas ansiaban alcanzar el orgasmo lo más rápido posible.
Qué son y cómo se usan

Por lo general son 2 bolas bastante ligeras que la mujer introduce en la vagina y que, normalmente, tienen en su interior otras bolas más pequeñas, creando un vacío en el interior.

Mediante el movimiento, las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio, produciendo sensaciones muy eróticas y placenteras. Son muy cómodas y altamente recomendadas para ser usadas mientras se camina, con lo que aumentan las sensaciones.


www.tuporno.tv

Los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo sirven para fortalecer los músculos pélvicos. También están recomendados para evitar dolencias comunes como la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto.

En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.

Reciben este nombre por el Doctor Arnold Kegel, quien desarrolló estos ejercicios para sus pacientes en la década de 1940 como método para control de la incontinencia urinaria. Su artículo fue publicado en 1948.
Pasos para la ejecución correcta de los Ejercicios de Kegel

1. Se vacía la vejiga.
2. Contrae los músculos de la vagina durante tres segundos y relaja. Repetir 10 veces.
3. Contrae y relaja lo más rápido que se pueda. Repetir 25 veces.
4. Imagina que sujetas algo con tu vagina, mantén esta posición durante 3 segundos y relaja. Repetir 10 veces.
5. Imagina que lanzas un objeto con tu vagina, mantén la posición durante 3 segundos y relaja. Repetir 10 veces.
6. Imagina que acaricias un objeto con tu vagina como una madre a un niño, mantén la posición durante 3 segundos y relaja. Repetir 10 veces.

Estos ejercicios hay que realizarlos tres veces al día.

Si se quiere saber si están realizándose bien los ejercicios, después de unos cuantos días haciéndolos, coloca un dedo o dos entre los músculos de la vagina y contrae, debe notar que la vagina comienza a estrecharse.

Se pueden realizar en cualquier momento y lugar. Gran parte del público prefiere hacerlos acostado o sentado en una silla. Tras un plazo de 4 a 6 semanas se debe advertir una mejoría.

En algún caso pueden transcurrir hasta 3 meses para notar cambios. Cuanto más se practique más eficaces son los ejercicios en los músculos.

Durante la ejecución de los ejercicios no deben sentir molestias ni en el abdomen ni en la espalda, si esto sucede es que se están realizando de forma incorrecta los ejercicios.

Hay quien contiene la respiración o aprieta el tórax mientras contrae los músculos del piso pélvico, no es recomendable, lo correcto es que se relaje y se concentre en lo máximo en los músculos del piso pélvico.
Ejercicios de Kegel para una satisfactoria relación sexual

Una vagina sana es la que es fuerte y flexible al mismo tiempo. Además de dilatar y estirar los músculos de la zona pélvica y vaginal, también deben fortalecerse... La vagina de una virgen es tensa porque tiene los músculos atrofiados, pero no porque sean fuertes.

Si estos músculos no se fortalecen al ser estirados, puede que no desarrollen nunca la capacidad de agarrar cosas insertadas. El no fortalecerlos hace que disminuya el roce entre las paredes vaginales y todo lo que se inserte entre ellas, puede tener como consecuencia que una penetración vaginal no sea tan satisfactoria como podría llegar a ser para los dos miembros de la pareja.

La mujer joven debe aprender y habituarse a llevar a buen fin los ejercicios de Kegel. Cuando se acostumbra a hacerlo mientras orina y se haya aprendido a reconocer si los músculos están tensos y relajados, puede empezar a practicar cuando no esté orinando, durante el horario de clase, o en el lugar de trabajo, o mientras conduce un auto o va en bicicleta, también mientras habla por teléfono o mira la televisión.

Poder relajar sus músculos será muy útil cuando una pareja inserte su(s) dedo(s) o pene, también cuando un especialista necesite inspeccionar con sus dedos o una herramienta durante un examen ginecológico. Mantener estos músculos pélvicos fuertes puede aumentar la intensidad del orgasmo.

Debido a que los músculos vaginales de la mujer no están directamente controlados, hay cierta dificultad para controlarlos y desarrollarlos. La mejor manera para prepararlos para mantener una relación sexual es usándolos.

Para ello debe insertarse algo en la vagina para que lo agarre. La primera forma de relajarlos es relajando totalmente el cuerpo, una vez que está relajada la mujer y la vagina vacía, probablemente todos sus músculos vaginales lo estén también. Una vez se encuentre en estado absoluto de relajación, para comprobar se puede insertar un dedo en la vagina, debe sentir la vagina, notar que atraviesa sus músculos y la toca por dentro. Las paredes vaginales no son lisas, se componen de muchos pliegues pequeños o arrugas, porque deben poder ajustarse al pasaje de la cabeza de un bebé.




Maesen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada